Actualizar el ordenador o tirarlo?

Tu ordenador está pidiendo la jubilación? Es viejo, lento, con un sistema operativo obsoleto. Le has cogido manía? Vamos a resumir que se puede hacer en este caso:

Antes de nada, calculemos la edad aproximada del ordenador, bien más que la edad, con qué sistema operativo funciona. Si es Windows XP el que “corre” por las venas de tu querido ordenador, tenemos que decirte que es viejo, muy viejo. Windows XP nació el 25 de octubre de 2001!!, a finales de 2013 tenía una cuota de mercado de unos 500 millones de ordenadores. Siguen habiendo muchos usuarios, sobretodo empresas, que aún lo utilizan. No obstante, el fín del soporte técnico oficial por Microsoft hace peligroso continuar con él.

*El siguiente Nokia 3310 también es del año 2001. 😉

nokia3310

Nokia 3310. La duración de la batería era encomiable.

Resumiendo, si tienes Windows XP, lo mejor es comprar un ordenador nuevo. Acuérdate de realizar un traspaso de datos e instalar los programas que usarás en tu nuevo equipo. También de realizar un formateo seguro de los datos y finalmente llevar tu equipo al centro de reciclaje más cercano.

Es muy importante el formateo del disco duro antes de enviarlo al centro de reciclaje. Hablamos de formateo seguro, no el típico formateo desde las herramientas propias de Windows. Con un formateo “normal” el disco duro es susceptible a una posible recuperación de los datos que contenía, sea ésta una recuperación completa o parcial. Los datos que puede contener un disco duro pueden ser contraseñas, cuentas bancarias, fotografías, correos electrónicos, datos de otras personas, historiales médicos descargados etc. Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros.

Si tu ordenador dispone de Windows Vista, puedes decidir comprar un equipo nuevo o actualizar el equipo. Entre las opciones de actualización puedes: Instalar Windows 10, si utilizabas el pesado Windows Vista es más que probable que pueda con Windows 10. Ampliar la memoria RAM y/o sustituir el disco duro por un flamante SSD (disco duro en estado sólido, sin piezas móviles). En próximos posts hablaremos sobre ellosEl coste será inferior a un equipo nuevo, y podrás mantener todos tus datos.

Disco duro SSD

Si tu ordenador dispone de Windows 7 o Windows 8, es un candidato perfecto para que puedas actualizar a Windows 10. Lo comentado en el párrafo anterior es aplicable para este caso, aunque es muy posible no tener que aumentar la memoria RAM o cambiar el disco duro. Muchas veces, realizando una instalación limpia del sistema operativo nuevo se corrigen los problemas que acusaba antes del cambio, sean éstos producidos por virus, falta de espacio en disco, programas que consumían los recursos del equipo, fragmentación del disco etc

Reparación de ordenadores a domicilio. Llámanos al 639.52.42.11

Deja un comentario